Un mundo de redes sociales

En apenas una década la sociedad ha sufrido un vertiginoso y excitante cambio, gracias a internet y los fabricantes de tecnología. Las redes sociales tienen gran parte de la culpa, pues han transformado el modo de pensar y actuar de la sociedad, acercando y compartiendo ideas, gustos, movimientos, conocimiento, noticias, etc.

Las redes sociales han cambiado nuestra percepción sobre el mundo y sobre nosotros mismos. Nos une, nos hace solidarios, nos trae y genera conocimiento sin parangón alguno. Nos hace interactuar, participar, compartir, generar contenidos y conocimiento. La creatividad se dispara. Las ideas fluyen. Nos dan la oportunidad de poder cambiar el mundo. Nos permite expresar y que nuestro pensamiento tenga eco al otro lado del mundo. Nos permite opinar libremente.

Cuando hablamos de redes sociales, la primera que se nos viene a la cabeza es Facebook. Pero esta no fue la primera red social, pues años antes hubo intentos, por parte de buscadores y de proveedores de internet, de crear sitios web con el mismo propósito. Pero Facebook sí fue la primera que popularizó su uso como medio universal para acercar personas de todo el mundo, de una manera muy sencilla, y ofreciendo funcionalidades interconectadas. Uno de los mayores éxitos, sin duda alguna, ha sido el botón "Me gusta" o "Compartir" que aparece en casi cualquier contenido que encontremos en Internet, llevando rápidamente dicho contenido a nuestro muro, y poder compartirlo con cualquiera. El efecto viral de compartir ha sido una revolución en nuestra sociedad, que ha hecho replantear muchas formas de negocio, y tener en Facebook un aliado importante en el marketing de las empresas.

El éxito de Facebook ha sido inspirador para otros, que han intentado imitarlo con mejor o peor acierto (como hicieron Google y Microsoft). Sus conceptos han sido utilizados en otras redes sociales, algunas de las cuales, para marcar la diferencia, están dirigidas a comunidades especializadas: trabajo (como Xing o LinkedIn), artistas musicales (MySpace), escritores, científicos, médicos, etc.

También han aparecido redes con estos conceptos base, y que permiten editar, publicar y compartir contenidos, como si de un blog se tratara, con la posibilidad de personalizar el diseño, el aspecto y la organización de tu página. En este terreno, Tumblr es la referencia.

Pero, sin duda alguna, la red social que ha revolucionado realmente el mundo, ha sido Twitter. Con tan sólo 140 caracteres, cualquiera se comunica con el mundo, haciendo viral el pensamiento y la sencillez. Gracias a Twitter se han organizado y llevado a cabo revoluciones que han cambiado un país e incluso el mundo, gracias a que se puede cubrir eventos en tiempo real, con la posibilidad de incluir fotos y vídeos, y poderlo hacer desde un teléfono móvil.

Pero no todo está inventado, y nuevas redes sociales están entrando con mucha energía, dispuestas a revolucionar aún más este mundo. Hablemos, por ejemplo, de Pinterest, cuyo concepto es más creativo, sencillo e inspirador, pues está basado en imágenes, aunque también admite vídeos, pero colocado visualmente sobre un tablero virtual, como si estuvieran colocadas con chinchetas. Este concepto es muy visual y agradable para el usuario, quien además puede compartir contenidos mediante "pin". El diseño y usabilidad de la interfaz es excelente, lo que da una experiencia de usuario excepcional. Esta red social es tremendamente viral, y está siendo adoptada por casi todas las agencias de publicidad y marketing del mundo, como canal de negocio. Su crecimiento es espectacular, con más de 12 millones de nuevos usuarios al día, y eso que de momento sólo puede ser por invitación.

Otra red social que está empezando a dar de qué hablar es Meaki, que recoge los conceptos visuales y de diseño de Pinterest, para trasladarlo a otro tipo de contenidos: los sitios web. Así, podemos olvidarnos de los marcadores de nuestro navegador y de sitios como Delicious, para disfrutar de un repositorio de enlaces, totalmente visual, que podemos compartir con nuestros amigos, e incluso conocer otros sitios de interés sin necesidad de un navegador, basándonos en el criterio de confianza y de valoración del usuario que lo comparte, en lugar del resultado que arroje el navegador.

Hablar sobre todas las redes sociales nos llevaría a escribir libros, pero en este artículo nos quedamos con su esencia, mencionando las más populares y relevantes. Esto sólo es el comienzo, y en la próxima década habrá muchas sorpresas.